Enuresis nocturna

La enuresis nocturna es un problema que afecta generalmente a niños mayores de 5 años, según la Asociación Americana de Pediatría (DSM). En muchos no tiene grandes repercusiones, ya que suele solucionarse por sí solo, aunque, en otros casos, es oportuna una atención inmediata, sobre todo si el menor supera los 8 años de edad.

1. Qué es la enuresis nocturna

La enuresis consiste en la micción, principalmente involuntaria, que se produce en un menor que ha superado la edad de 5 años. Se califica como nocturna cuando se da durante el sueño, provocando que el pequeño moje la cama.

Puede no ser tan preocupante si no se superan las 3 micciones por semana. En caso contrario, se debe realizar un seguimiento del caso y determinar las causas, con el fin de descartar problemas mayores.

2. ¿Por qué se produce?

Existen varias causas que llevan a la aparición de la enuresis por la noche. Por un lado, están las genéticas, que tienden a corregirse por sí sola, sin necesidad de recurrir a un especialista. Cuando se da alguna ocasión aislada, debemos interpretarlo como una consecuencia debida al estreñimiento o problemas causados por las vías urinarias.

Una de las inquietudes que deben preocupar son los problemas emocionales que producen la aparición estas micciones nocturnas. Se debe prestar una atención temprana , especialmente cuando el menor sobrepasa el umbral de los 8 años de edad.

Otras causas son la diabetes mellitus, una probable obstrucción de las vías aéreas, desequilibrio hormonal o un defecto neurológico.

3. ¿Cómo se diagnostica?

Muchas veces, una mínima exploración puede ayudar a ofrecer un diagnóstico acertado. Esta consiste en una palpación abdominal o en la simple observación de la ropa interior del niño, por si aparecen restos fecales, que podrían indicar estreñimiento.

La inspección genital también ayuda a descartar otras causas, como una malformación urinaria e, incluso, el haber padecido abusos sexuales. Asimismo, examinar la espalda o la marcha del menor puede ayudar a ver indicios de problemas neurológicos o disrafismo espinal.

4. ¿Cómo podemos ayudar al niño/a a superar este problema?

La atención temprana es imprescindible para detectar este problema a tiempo. La sensación de vergüenza del menor puede conllevarle a empeorar su autoestima y, por ende, a complicarse su recuperación.

La administración de fármacos o el control de líquidos pueden ser un tratamiento efectivo. La terapia es aconsejable en muchos casos.

5. Cuándo pedir ayuda a un profesional

Cuando la micción supera las tres veces por semanas o el niño que las padece tiene 8 años, no se debe esperar más tiempo para buscar la ayuda profesional. Desde INPA se ofrece ayuda para solucionar este problema.

La enuresis nocturna debe ser vigilada, analizando su frecuencia. Para una mayor tranquilidad se invita a ponerse en contacto.

logotipo inpa

Sin comentarios

Añadir un comentario