inpa@inpa.info    917384856 - 611600219

NEUROPSICOLOGÍA COGNITIVA


NEUROPSICOLOGÍA INFANTIL:

La neuropsicología es una neurociencia conductual que se interesa por el estudio de las repercusiones del funcionamiento del Sistema Nervioso sobre la conducta.

Dentro de su contexto ha surgido la Neuropsicología Infantil como una ciencia integradora, situada en el cruce de diversas disciplinas que estudian el cerebro infantil y su patología.

Se interesa específicamente por entender los procesos mentales, comprendidos como un efecto del funcionamiento cerebral. Trata de evaluar, intervenir, prevenir e investigar los procesos mentales normales o bien compensar los efectos del daño o la disfunción cerebral del niño.

Muchos de los problemas que se producen en la edad escolar están asociados a alteraciones en la anatomía o al funcionamiento del Sistema Nervioso. Algunos se deben a lesiones de mayor gravedad que provocan discapacidades severas; otros, por el contrario, son más frecuentes y se enmarcan en el ámbito de la disfunción cerebral: dificultades de aprendizaje, problemas de lenguaje, trastornos por déficit de atención con o sin hiperactividad, etc. Estas discapacidades ocupan el objetivo preferente de interés por parte de la Neuropsicología Infantil.

Evaluación neuropsicológica

La Evaluación es el proceso en el que, a la llegada de un niño, se valorará su desarrollo cognitivo, sin ser olvidado el aspecto emocional. Consistirá fundamentalmente en saber como funciona su procesamiento cognitivo definiendo sus puntos débiles y sus puntos fuertes.

Está formada por las siguientes partes:

  1. Entrevista con los padres en la cual se cumplimentara la historia de desarrollo del niño, incluyendo todos los aspectos del mismo (embarazo, parto, desarrollo prenatal, motor, psicológico, lingüístico, social, etc.).
    Tras esta primera entrevista se sacaran las primeras hipótesis del posible diagnostico decidiéndose cuales serán las pruebas mas adecuadas para valorar su posible desarrollo, sus posibles deficits cognitivos y sus puntos fuertes en su desarrollo.
  2. Comienzo de la valoración con las pruebas pertinentes.
  3. Sesión de devolución de la información. Se explicaran las pruebas pasadas y lo visto en los resultados, concluyendo con la entrega de un informe en el cual se desarrolla todo lo visto en las sesiones de valoración, así como las recomendaciones de intervención.

Estas sesiones de valoración se estructuraran en periodos de 45 minutos, siendo visto el niño como máximo 1 hora y media cada día. Este tiempo deberá ser por la mañana, explicando a los padres que es importante, ya que el nivel atencional decae a lo largo del día y por tanto al ser este valorado pueden verse las puntuaciones sesgadas.

   

     

INTERVENCIÓN NEUROPSICOLÓGICA

La intervención neuropsicológica es un proceso terapéutico que se encarga de rehabilitar las funciones cognitivas deficitarias o mal desarrolladas en el niño y el adolescente. Por tanto, se trabajarán áreas como atención, concentración, memoria, aprendizaje, función ejecutiva y área lingüística, sin olvidar aspectos emocionales como la motivación, impulsividad, autoestima, etc. La intervención neuropsicológica se fundamenta en una evaluación neuropsicológica que establecerá el funcionamiento cognitivo del niño. Así según los resultados obtenidos nos basaremos en los puntos fuertes (las áreas cognitivas más desarrolladas), para apoyar los puntos débiles (áreas deficitarias o peor desarrolladas). Según esto se creará un programa de intervención que ayudará al niño al posterior desarrollo de las funciones cognitivas deficitarias.

Muy importante el trabajo con los padres enseñándoles pautas de trabajo y comportamiento con el niño, siendo un hito muy importante para la posterior generalización del trabajo que se realice en la intervención.

Se realizaran resúmenes periódicos del progreso del niño ajustando el programa de intervención, pudiendo ser valorado de nuevo (al alta) para comprobar los niveles de desarrollo y adquisición.

No podemos olvidarnos del ámbito escolar, viéndose muy necesaria la bidireccionalidad en la información. Es decir, mantener reuniones con el colegio, para “asesorar” en los apoyos y conductas del niño y solicitar su ayuda para la generalización de las estrategias trabajadas en consulta.

Las sesiones de intervención serán periodos de 45 minutos, que podrán establecerse en una sesión semanal, dos o tres en función de los deficits y/o necesidades presentadas.

Talleres complementarios:

  • Dentro del área de neuropsicología infantil y psicología clínica se estableceran “Talleres”. Estos serán de diferentes tipos, y podrán acudir niños y padres de todas las edades.
  • El objetivo de estos será fomentar diferentes áreas de conocimiento para el apoyo en su desarrollo. Así podrán ser talleres de memoria, de atención, de razonamiento, etc.
  • Será necesario que el grupo sea homogéneo respecto a sus capacidades y también respecto a las edades.
    Serán talleres de una hora semanal.